Los chilenos votaron para acabar con el neoliberalismo

Los chilenos votaron para acabar con el neoliberalismo

Si alguien hubiera dicho hace dos años que la izquierda en Chile celebraría hoy una de sus mayores victorias políticas después de la transición democrática del país lejos de la dictadura de Pinochet, muchos se habrían resistido. Aun así, aquí estamos.

Las elecciones del 15 y 16 de mayo para cargos locales y regionales y miembros de la Asamblea Constituyente han cambiado por completo el panorama político nacional en Chile. El derecho a manifestarse en torno al presidente Sebastián Piñera fue visto como un gran golpe, y la coalición centrista gobernante, la Concordacia, colapsó espectacularmente. Los movimientos de izquierda y sociales ganaron el concurso, ganaron una serie de cargos políticos importantes y, lo más importante, la representación de la mayoría en la legislatura responsable de redactar la nueva constitución de Chile.

La mega-elección de dos días es un hito en la determinación de puestos de alcalde, concejos municipales, gobernadores regionales y la organización de la conferencia, cuyo impacto resonará en las próximas décadas. Al ganar una representación sustancial, la izquierda cumplió mejor la promesa de un cambio radical anunciado por el levantamiento popular que estalló el 18 de octubre de 2019. De manera similar, el régimen interino gobernante en Chile – eventualmente envió una clara señal de que era corretaje. La dictadura entre el centro-izquierda, la derecha y los militares – está en soporte vital.

Los partidos de izquierda, Frende Amblio y el Partido Comunista de Chile, se infiltraron en los gobiernos locales y regionales y obtuvieron numerosos escaños en la Asamblea Constituyente. Los movimientos ecologistas y feministas de izquierda no partidistas, en particular, representantes de las Primeras Naciones y los Pueblos Indígenas ganaron importantes cargos políticos y enviarán un gran número de delegadas a la conferencia. En el equilibrio, casi de la noche a la mañana, un terreno de izquierda ha alcanzado una base clave en la política corporativa, que ha estado completamente excluida de la arena durante décadas.

Mientras tanto, la élite política tradicional chilena ha presentado su propia descripción de su derrota electoral: es un “mensaje” a la clase política de que está fuera de contacto con el pueblo.

Pero la elección de la semana pasada no produjo simplemente un referéndum. En cambio, el pueblo chileno votó por un plan con una visión clara para acabar con los derechos sociales y el neoliberalismo.

El camino de Chile hacia una nueva constitución no es fácil. El 15 de noviembre de 2019, en un esfuerzo por sofocar el levantamiento de octubre, el establecimiento político chileno, con la excepción del Partido Comunista, firmó el tratado de paz social y la nueva constitución. Con el objetivo de pacificar las protestas, el acuerdo brindó un salvavidas temporal para la compleja administración de Pinara, pero simultáneamente dio inicio al proceso histórico de reforma de la constitución de Chile derivado de la era de Pinochet.

La Asamblea Constituyente, aprobada por el 78 por ciento del referéndum nacional en 2020, es la legislatura electa responsable de redactar la nueva constitución. Estará conformada por 155 integrantes, 77 mujeres y 78 hombres, quienes serán los encargados de redactar la nueva Carta Magna de Chile. El organismo decide sobre cuestiones fundamentales como los derechos sociales, el papel del Estado y el gobierno de la propiedad privada en el país.

READ  Envrocraft defiende cifras para líneas de transmisión de parques eólicos en Chile

La reforma constitucional votada por la legislatura establece que cualquier ley propuesta en la conferencia debe alcanzar un apoyo mayoritario de dos tercios. La capacidad de un tercio de las minorías para bloquear cualquier proyecto es un consuelo para la derecha porque su poder de veto al menos actuará como un escudo de protección contra proyectos aún más radicales. Sin embargo, como la derecha ahora no logra obtener la representación requerida del 33 por ciento, ni siquiera tiene el poder de bloquear proyectos.

Podemos esperar que las semanas previas a la primera sesión de la conferencia estén ocupadas con las organizaciones de la coalición. El entendimiento general es que el centro-izquierda y la izquierda juntos forman una gran mayoría de oposición al gobierno de derecha, pero queda por ver cómo se formarán los distritos electorales. Un escenario posible es que las coaliciones se dividan en tres grupos: la derecha y el centro-derecha (incluida la derecha de Piñera Chile Vamos y la derecha conservadora), el centro-izquierda (que incluye al Partido Socialista y otras reformas). partidos) y la izquierda (Partido Comunista, Frende Amblio e Izquierda Independiente). Incluye representantes indígenas). En ese escenario, el campo de la izquierda tendría una mayoría simple (50,3%): dos tercios necesitaban dialogar con izquierdistas moderados para cruzar el umbral.

En cuanto a la izquierda, su electorado no formará una mayoría única: algunos movimientos sociales y grupos indígenas aún desconfían del proceso político. Pero una amplia oposición neoliberal tiene una oportunidad histórica para ejercer su influencia sobre la convención y establecer los términos de discusión para un ciclo político que ahora comienza.

En los giros y vueltas más notables, la izquierda independiente y los movimientos sociales ocuparon varios asientos en la conferencia. La reluciente plataforma constitucional feminista, que une a las candidatas feministas bajo el lema “Si una entra, entramos todas”, hizo aún mejor su lema al ocupar cinco escaños. La denominada Lista del Pueblo, mostrando la actitud rebelde del levantamiento de octubre, obtuvo veintiséis escaños, superando a muchos de los partidos del ex Consorcio. De los diecisiete lugares reservados para los indígenas, siete fueron para los caciques mapuche.

En medio de la emoción, las recientes elecciones de Chile también plantean muchas preguntas abiertas. Lo más importante es comprender por qué hubo una participación tan baja (alrededor del 43.4 por ciento), lo que marca una gran diferencia con la contribución masiva al plebiscito constitucional del 25 de octubre de 2020.

Además, en uno de los distritos electorales más importantes del país, cuatro candidatas se retiraron de la convención debido a un sistema electoral conocido como D’Hond, que privilegia las listas de partidos sobre los votos individuales. Además, algunas candidatas fueron excluidas en favor de sus homólogos masculinos, en contra de las leyes obligatorias de igualdad de género. Según lo expresó Alondra Carrillo, quien fue electa a la conferencia como representante de la Coordinadora Feminista 8M JacobinoLas leyes de igualdad actúan a menudo como “un límite y una forma de exención para restablecer la presencia de los hombres en un momento en que las mujeres se están convirtiendo en mayoría”.

READ  Los casos de Govit-19 en Chile vuelven al principio - Mercopress

Otras fuerzas sociales que se esperaba que ganaran un escaño en la conferencia quedaron fuera. La Central Unida de Trabajadores no logró obtener representación, y la Coalición Nacional NO + AFP (que ha estado luchando por una nueva organización de seguridad social durante años) envió solo un portavoz, a pesar de haber presentado a varios candidatos.

Esta elección no fue una gran victoria para todos los movimientos sociales. Los nuevos movimientos -grupos feministas y LGBT, departamentos multidisciplinarios, ecologistas y estudiantes- se desempeñaron muy bien, pero el trabajo organizado fue menos efectivo.

Con solo unas pocas semanas para su primera sesión, la primera gran guerra de la conferencia girará en torno a las reglas de procedimiento. Aquí, la principal tensión es con los sectores conservadores que reclaman el pleno respeto de los términos del acuerdo del 15 de noviembre, y la izquierda los desafiará con el argumento de que son antidemocráticos. En particular, a la izquierda le gustaría desafiar los límites formales como la falta de influencia popular en el gobierno y las medidas de la mayoría de dos tercios, así como también traer al debate importantes cuestiones socioeconómicas como los acuerdos comerciales internacionales.

La oposición mayoritaria neoliberal tiene la capacidad de dictar los términos de la conferencia, pero al hacerlo no debe rehuir los inevitables reveses de las fuerzas combinadas de la derecha y los conservadores.

La alianza entre los dos principales partidos de izquierda, el Partido Comunista y Frende Amblio, es otra área importante a considerar en las próximas semanas. Ambos partidos han logrado victorias históricas en las elecciones más recientes al elegir alcaldes y gobernadores, y forman la coalición de izquierda más grande de la convención.

Desde su fundación en 2017, Frende Amblio ha provocado un renacimiento significativo en la política progresista liderada por jóvenes. Sin embargo, ha adoptado cada vez más el paradigma dominante de la política medieval, dando más prioridad a la personalidad y la negociación, lo que, según algunos, requiere un enfoque más radical. (Por ejemplo, Friend Amblio firmó el Acuerdo de Pinara sobre Paz Social).

El Partido Comunista con más experiencia ha demostrado su capacidad para cooperar con centros clave en áreas clave, mientras que al mismo tiempo está cerca cuando pide una posición neoliberal fuerte. La clave para crear una amplia mayoría de oposición neoliberal en la conferencia es que ambos partidos superen las tendencias sectarias y reconozcan que Chile es mucho más amplio que las facciones de izquierda.

READ  Top 30 der besten Bewertungen von Springseil Mit Zähler Getestet und qualifiziert

Los desafíos que enfrenta la izquierda chilena son muchos, pero también lo son sus perspectivas. La izquierda nunca ha estado cerca de proponer una agenda común antifeminista y anticapitalista, lejos de las demandas generales de mayores derechos sociales o mejoras inmediatas en las condiciones de vida. La izquierda ha convertido con éxito la Conferencia Constitucional en una ruta para los levantamientos de octubre de 2019; Ahora debe encontrar un equilibrio entre maniobrar dentro de los pasillos del poder y mantener una visión clara de una sociedad futura que sirva a los intereses de la clase trabajadora.

En resumen, la izquierda chilena ha demostrado el poder de la insurgencia y ahora debe enfrentar su mayor prueba: si puede tomar el poder y convertir la competencia del sistema económico heredado de Pinochet en un movimiento mayoritario para una sociedad completamente diferente. Mantener la participación activa de los movimientos sociales y de izquierda independientes, especialmente el feminismo pluralista, será la base del éxito de los partidos progresistas organizados. La huelga general feminista en Chile (y América Latina) ha sido uno de los hechos políticos más importantes de las últimas décadas; Si es marginado por otras fuerzas progresistas, está a la vanguardia de la corriente anticapitalista más obvia de la alianza progresista.

Finalmente, para que la izquierda aproveche su oportunidad histórica, debe hacer más que simplemente presionar desde la Asamblea Constituyente. Varios sectores de la izquierda y de los movimientos sociales han llamado a la movilización en las calles para “asediar” la conferencia y asegurar que el proceso no se desvíe de la voluntad del pueblo. En los próximos días y semanas, las calles de Chile deben ser expresión de la misma voluntad popular que impulsa el proceso constitucional.

La conferencia debe estar abierta al público, permitiendo espacio para proyectos y discusiones de los departamentos de clasificación y archivo. Incluso para aquellas demandas políticas que van más allá de los confines de la conferencia, es hora de presionar hoy para poner fin al terrorismo financiado por el Estado, especialmente en la región mapuche, y fortalecer las instituciones de la clase trabajadora chilena que han jugado un papel tan importante. papel. Papel en el desafío de la dictadura neoliberal.

Chile ha dado un paso decisivo para poner fin a la nueva constitución liberal y antidemocrática de los años ochenta. Sus próximos pasos deben ser hacia un gran cambio estructural en la sociedad liderado por el pueblo y la clase trabajadora. Los desarrollos en la Conferencia Constitucional determinarán lo que sucederá en los próximos dos años y las definiciones políticas del futuro y el futuro para las próximas décadas.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

NVR Chile