Comenzó a funcionar como residencia sanitaria Hotel O´higgins de Viña del Mar

A partir de este lunes comenzó a funcionar la residencia sanitaria en el Hotel O’Higgins de Viña del Mar con una capacidad inicial de 92 camas.

Esta residencia será administrada por el Servicio de Salud Viña del Mar-Quillota, con un equipo de médicos, enfermeras, tecnólogos, paramédicos y auxiliares de servicios además del personal de apoyo logístico

El recinto, que resultó destruido por manifestantes durante el desarrollo del Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar, fue cerrado por la administración, pero a pocas semanas de conocerse la llegada a nuestro país de la pandemia del COVID-19, se logró, a través de un convenio con la Municipalidad de la Ciudad Jardín, que este establecimiento cumpla un rol sanitario estratégico durante esta emergencia.

Ahora está en condiciones de recibir a los primeros residentes derivados desde el sistema de salud, cumpliendo así con el Plan de Acción COVID 19, diseñado por el Ministerio de Salud y ejecutado y administrado por el Servicio de Salud Viña del Mar Quillota. Está destinado a atender personas adultas que estén confirmadas con esta enfermedad, mayores de 18 años, sin indicación clínica de hospitalización y que por diversas razones, no pueden realizar la cuarentena en su domicilio o que no tienen la posibilidad de cuidados en su domicilio.

Las condiciones de admisibilidad que deben tener estas personas son:  factores de hacinamiento en sus hogares, para evitar el contagio de su grupo familiar, adultos mayores, personas que tengan enfermedades crónicas compensadas con sus tratamientos en desarrollo e indicados por sus respectivos médicos de cabecera.

Es importante señalar que en una etapa inicial, comenzará a operar con 92 camas, pudiendo llegar a 322 como máximo, según vaya creciendo la demanda, con el respectivo aumento de personal.

La alimentación será elaborada cada día con supervisión de nutricionistas y entregada en cada habitación según protocolo, para el correcto cumplimiento de la cuarentena. Junto a la alimentación, también se considera servicio de lavandería, atención y monitoreo de signos vitales y condición general de salud de los residentes, junto a la supervisión del correcto seguimiento de sus terapias farmacológicas, en el caso de las personas con morbilidades crónicas que deben tomar sus fármacos indicados con anterioridad por su médico de cabecera.

Publicado por: Lucas Aguayo
La información es de: Arnaldo Muñoz

Síguenos en: .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *