Avión Naval vigiló navegación del “Kuini Analola” y fiscalizó en la Zona Económica Exclusiva

Durante la jornada del jueves 11 de abril, la dotación del Escuadrón de Exploración Aeromarítima y de uno de los P-295 tuvo una labor extra en sus tareas constantes como son el control de tráfico marítimo, vigilancia oceánica y fiscalización pesquera dentro de las 200 millas y más allá de éstas, y fue la de vigilar cómo va la travesía del catamarán pascuense que zarpó el sábado 16 de febrero desde el puerto de Quellón en Chiloé y el pasado 15 de marzo inició su tramo más largo desde Valparaíso hasta el “Ombligo del Mundo”.

Fue el Piloto del P-295, Capitán de Corbeta Felipe Rivera, quien comentó que “en esta oportunidad además de nuestras tareas, apoyamos la vigilancia del catamarán ‘Kuini Analola’, el que está efectuando una navegación desde el puerto de Valparaíso hasta el puerto de Hanga Roa en Rapa Nui. Nos dirigimos volando a más de 800 millas de costa hasta interceptarlo, nos comunicamos con ellos, vimos las condiciones en que se encontraban y además de eso verificamos que estuvieran en buenas condiciones para terminar su trayecto hasta la isla”.

Para conocer más sobre las labores, el coordinador táctico de esta aeronave, Teniente Primero Jorge Vásquez, explicó que “una de las principales funciones de esta aeronave y escuadrón es efectuar la fiscalización marítima, la que hacemos en base a la información que nos provee la Dirección General del Territorio Marítimo y Marina Mercante, y datos previos que nosotros recopilamos antes de efectuar el sobrevuelo del área”.

“En caso de que encontremos algo que no corresponda o no coincide con la grabación de nuestra cámara optrónica, efectuamos registro fílmico y de audio en base a las interrogaciones que les hacemos y de esta forma podemos detectar si esa embarcación está haciendo cualquier actividad ilícita como transporte de droga o pesca ilegal o simplemente transgrediendo nuestros límite y efectuando actividad que no corresponde”, explicó el Oficial.

Respecto a las características del avión naval, el Teniente Vásquez comentó que “es una aeronave que tiene la capacidad de efectuar exploración aeromarítima gracias a sus distintos sensores y radares de gran capacidad, que permiten detectar a gran distancia distintas embarcaciones que se encuentren sobre el mar. Dentro de los sensores están las cámaras optrónicas que permiten diferenciar las temperaturas de distintos objetos y de esa forma podemos detectar puntos calientes así como lo hicimos cuando estuvimos guiando el Ten Tanker”.

La Unidad aeronaval posee capacidades transversales, ante las cuales el Capitán Rivera explica que, “además del constante control de tráfico marítimo y vigilancia oceánica es la misma aeronave que durante el mes de febrero se dedicó a apoyar la extinción de incendios en la zona centro sur del país abarcando desde Valparaíso hasta la ciudad de Cochrane, apoyando y guiando el avión Ten Tanker, volando más de 140 horas durante el periodo estival, tareas similares que efectuó en años anteriores guiando a la aeronave Súper Tanker”.

La dotación de la aeronave está compuesta por 11 personas, donde hay 2 pilotos, 1 oficial táctico, observadores, radaristas comunicantes y otros puestos de necesidad para las tareas.

Continuando con la vigilancia del “Kuini Analola”, durante la mañana del viernes 12 de abril, el OPV “Comandante Toro”, se encontró con el catamarán cerca de las 07:30 horas, a mil millas al oeste de Antofagasta, oportunidad en la cual el enfermero del buque chequeó el estado de salud de los tripulantes.

Publicado por: NVR
La información es de: Verónica Torres